Vargas Llosa cumple 80 años

Posted on 1 abril, 2016

0


El 28 de marzo de 1936 nacía en la ciudad de Arequipa el escritor peruano Mario Vargas Llosa, quien esta semana ha celebrado su ochenta cumpleaños en su residencia de Madrid. Vargas Llosa es uno de los autores más representativos del boom hispanoamericano que cambió la narrativa en español durante los años sesenta, y uno de los pocos que aún continúa en activo como demuestra su última novela Cinco esquinas (2016).

En su larga trayectoria literaria, el autor de La ciudad y los perros (1963) o La guerra del fin del mundo (1981) ha sido galardonado con los premios más importantes del mundo literario: Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1986, Premio Planeta en 1993, Premio Nobel de Literatura en 2010 o una infinidad de condecoraciones en países como Francia, Perú, España, México, Nicaragua o la República Dominicana. Su discurso de aceptación del Nobel puede verse íntegro en el siguiente enlace.

En la Biblioteca de la Agregaduría de Educación se puede hallar la parte más representativa de su obra, tanto aquella de corte narrativo como algún ejemplo de su brillante labor como ensayista.

Su libro de relatos Los jefes (1959), la novela corta Los cachorros (1967) y su novela más compleja La ciudad y los perros (1963) son tres acercamientos a la juventud peruana donde el autor critica la violencia y la crueldad que emana del sistema. Si en la primera de ellas unos estudiantes organizan una huelga contra su colegio que concluye en decepción, en la última obra son los propios estudiantes quienes transmiten esa violencia para crear una atmósfera asfixiante en el colegio militar donde estudian. La ciudad y los perros se basa en los recuerdos del propio escritor entre 1950 y 1951 y fue galardonada en 1963 con el Premio de la Crítica Española, lo que convirtió a Vargas Llosa en uno de los escritores más populares del boom hispanoamericano.

La Fiesta del Chivo (2000) y Lituma en los Andes (1993) son dos novelas históricas que demuestran el compromiso del autor peruano contra los totalitarismos vividos en Sudamérica durante el siglo XX. La primera, adaptada al cine en el año 2005, retrata el gobierno del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo a través de una virtuosa estructura de tres líneas narrativas. En la segunda, Vargas Llosa adapta libremente el género policíaco para transmitir el pánico causado por el grupo terrorista Sendero Luminoso durante la década de 1980. Su escéptico cabo Lituma, acompañado del guardia Tomás Carreño, debe investigar la desaparición de tres personajes en una zona donde los actos violentos y los asesinatos políticos se encuentran a la orden del día.

También sobre la violencia en el Perú trata la menos conocida Historia de Mayta (1984), donde el autor reconstruye, a través de varios testimonios, las vicisitudes del comunista peruano Alejandro Mayta. Por el contrario, La tía Julia y el escribidor (1977) y Los cuadernos de don Rigoberto (1997) están más cerca de la literatura erótica y confesional. La primera se basa en una historia semiautobiográfica del autor y la segunda describe las fantasías sexuales de un ejecutivo que intenta evadirse del mundo real.

Su penúltima novela El héroe discreto (2013), también disponible en nuestra biblioteca, regresa al Perú tras la más cosmopolita El sueño del celta (2010). Trata las historias paralelas de dos protagonistas: el ordenado y entrañable Felícito Yanaqué, un pequeño empresario de Piura, que es extorsionado; e Ismael Carrera, un exitoso hombre de negocios, dueño de una aseguradora en Lima, que urde una sorpresiva venganza contra sus dos hijos holgazanes que quisieron verlo muerto. Ambos personajes son, a su modo, discretos rebeldes que intentan hacerse cargo de sus propios destinos, pues tanto Ismael como Felícito le echan un pulso al curso de los acontecimientos. Mientras Ismael desafía todas las convenciones de su clase, Felícito se aferra a unas pocas máximas para sentar cara al chantaje. No son justicieros, pero están por encima de las mezquindades de su entorno para vivir según sus ideales y deseos. Viejos conocidos del mundo vargasllosiano aparecen en estas páginas: el sargento Lituma y los inconquistables, don Rigoberto, doña Lucrecia y Fonchito, todos moviéndose ahora en un Perú muy próspero.

Anuncios