400 años del Inca Garcilaso de la Vega

Posted on 7 abril, 2016

0


El destino quiso que en abril de 1616 murieran prácticamente al mismo tiempo tres de los grandes autores de las letras universales. Los dos primeros son mundialmente conocidos: Miguel de Cervantes Saavedra falleció entre el día 22 y el 23 de abril en su casa del Madrid de los Austrias, mientras William Shakespeare lo hizo el 23 de abril en Stratford-upon-Avon (Reino Unido). Pero también en algún momento entre el día 22 y el día 24 de abril iba a fallecer en la ciudad de Córdoba el escritor Gómez Suárez de Figueroa, más conocido como el Inca Garcilaso de la Vega.

Nacido en Cuzco en 1539, fue hijo ilegítimo del conquistador español Sebastián Garcilaso de la Vega y de la princesa incaica Isabel Chimpo Ocllo. Esta circunstancia le proporcionó una infancia mestiza entre los fastos y las tradiciones de la monarquía inca y la educación humanista occidental junto a los hijos de Francisco y Gonzalo Pizarro.

A la edad de veintiún años, Gómez decidió trasladarse a España para seguir la carrera militar de su padre poco después de que este falleciera. Aunque tomó parte en sucesos como la Rebelión de las Alpujarras bajo el mando de Juan de Austria, el autor nunca llegó a sentirse valorado en el ejército, quizá por su condición de mestizo en la España de finales del XVI. De manera que unos años más tarde abandonó su puesto para dedicarse a la religión. El gobierno de España nunca le había reconocido los méritos de su padre, al que acusaban de haberse rebelado contra la Corona durante los conflictos entre los conquistadores, pero aún así Gómez pudo vivir dedicado a la escritura gracias a unas generosas herencias de familia.

El nombre del Inca Garcilaso de la Vega -no confundir con el poeta español Garcilaso de la Vega, que había fallecido en 1536- ha pasado a la historia, sin embargo, por sus crónicas y obras narrativas que le descubren como uno de los grandes prosistas de su siglo. Su obra se enmarca en las corrientes humanistas europeas del Renacimiento y ha sido fundamental para recoger la memoria agonizante de la cultura inca y de los sucesos ocurridos durante su conquista.

Historia de la Florida y jornada que a ella hizo el gobernador Hernando de Soto, también conocida como La Florida del Inca, es un ejercicio entre la historiografía y las crónicas de Indias que recoge los testimonios llegados hasta el autor a lo largo de su experiencia entre ambos continentes. Narra la expedición acometida por el conquistador Hernando de Soto en la península de la Florida entre 1539 y 1543. Para escribirla, el autor se basó sobre todo en los recuerdos del soldado español Gonzalo Silvestre.

La posterior Comentarios reales de los Incas está considerada como su obra maestra. Fue publicada en 1609 y supuso la inauguración de la literatura peruana e incluso, para algunos, de toda la literatura de Hispanoamérica. La primera parte consta de 262 capítulos y narra los hechos, costumbres y tradiciones del Antiguo Perú, especialmente de la monarquía inca. Aunque cuenta con algunas imprecisiones históricas, la obra describe aspectos desconocidos de su vida más íntima y rechaza algunos mitos propagados para dar una imagen negativa de su modo de vida.

La segunda parte, conocida como la Historia General del Perú, se publicó póstumamente en 1617. Consta de 268 capítulos y narra la conquista del Perú por los soldados españoles, las guerras civiles que se desataron entre sus diversas facciones y la resistencia de algunos guerreros nativos que intentaron regresar al antiguo sistema.

En nuestra biblioteca puede encontrarse una versión facsímil de los Comentarios reales así como su traducción de los Diálogos de amor de León Hebreo.

Anuncios